3 Problemas de tu nevera que puedes arreglar fácilmente

,

Si en algún momento notas que tu nevera gotea agua o ha empezado a crecer hielo en las paredes, ¡no te preocupes! Ambos pueden solucionarse de forma relativamente sencilla, sin tener que llamar a un técnico. Hoy en Fersay, te explicamos cómo arreglar los problemas más comunes que probablemente sufrirá tu nevera, si aún no lo ha hecho ya.

La nevera hace demasiado ruido

 

Una nevera que hace demasiado ruido no solo es molesta, si el problema no se ataja con tiempo podría afectar a tu cartera. Además, siendo la nevera uno de los electrodomésticos que más consumen en casa, asegurarse de que refrigera correctamente sin necesidad de tener constantemente el ventilador encendido también afectará a tu factura.

Por norma general, cuando el ventilador funciona casi constantemente, con el ruido que ello supone, la causa es la acumulación de escombros y/o polvo alrededor de los serpentines del condensador. En la mayoría de los casos, debido a que el ambiente en la casa es muy polvoriento o conviven en ella varias mascotas.

Para arreglarlo, desenchufa la nevera y retira la rejilla o la tapa que protege las bobinas del condensador. Elimina la suciedad con una aspiradora y usa un cepillo para limpiar las zonas más complicadas. Vuelve a colocar la tapa y enchufa la nevera de nuevo.

La nevera gotea agua

 

Agua acumulándose debajo de tu nevera nunca es una buena señal, pero la buena noticia es que es un problema bastante común cuya solución es relativamente fácil. Lo más probable es que algunas partículas de alimentos u otros desechos hayan obstruido la manguera de drenaje.

Intenta enjuagar el desagüe del interior del congelador con agua tibia utilizando un embudo pequeño, y si eso no funciona, un perchero de aluminio enderezado debería permitirte eliminar la obstrucción a la fuerza.

Se ha acumulado un montón de hielo en mi congelador

 

Si el interior de tu congelador se ve como un paraíso invernal, tenemos un problema. Y lo peor es que seguramente se deba simplemente a que se deja abierta la puerta del congelador demasiado a menudo, demasiado tiempo.

Aunque la solución simple es no dejar abierta la puerta del congelador más de lo necesario, puede que se deba a que las puertas no se cierran correctamente. O a que el termostato del congelador está defectuoso. Haya sido por lo que haya sido, de momento preocúpate de eliminar esa capa de hielo que se ha formado en las paredes del congelador con sal y algo de agua caliente, que es realmente lo más urgente.

Y recuerda que si necesitas cualquier tipo de pieza o accesorio de repuesto para tu nevera, no tienes más que echar un vistazo en nuestra tienda.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *