Cómo alargar la vida de tu lavavajillas: las averías más comunes y cómo solucionarlas

,

Pilotos encendidos sin razón aparente, agua que se queda en el interior del lavavajillas tras finalizar el lavado, pastillas de detergente que no se disuelven correctamente… los lavavajillas son muy fáciles de utilizar y poseen un mantenimiento muy sencillo pero, como cualquier otro electrodoméstico, pueden tener averías que, si no se arreglan debidamente, pueden acortar su vida útil.

La primera recomendación que os damos desde Fersay para alargar la vida de vuestro lavavajillas, es seguir las instrucciones del fabricante en cuanto a uso y consultar a un profesional de la reparación de electrodomésticos siempre que sea necesario. Sin embargo, existen diferentes averías que pueden pillarte desprevenido y que puedes arreglar tú mismo. En este post te mostramos algunas de ellas y sus posibles soluciones.

Agua en la cuba tras el lavado

Si tras el lavado hay agua en la cuba, debes comprobar que la salida de agua hacia el desagüe no esté obstruida o el tubo doblado. Si tras una revisión completa observas que el problema no está ahí, lo mejor es que avises a tu Servicio Técnico para que examine que la bomba de evacuación funciona bien y que no esté taponada.

La pastilla de detergente no se disuelve

Si te sucede esto, comprueba que el detergente que estás empleando es el más adecuado para el programa que eliges. Si es el correcto, examina el aspa superior y corrobora que no haya algo que esté obstruyéndola o taponándola y provoque que el agua no llegue bien a la pastilla. También es recomendable mirar que la pastilla no esté pegada en el cajetín, lo que pasa cuando este se encontraba húmedo al introducirla.

Problemas de llenado

O lo que es lo mismo, el lavavajillas no se llena de agua. La causa más común de esta avería está en la existencia de suciedad en el filtro de entrada de la manguera. Si no es así, es conveniente que avises a tu Servicio Técnico para que examine que no haya algún tipo de mal funcionamiento en piezas como la válvula de entrada, el caudalímetro, o el aquastop.

Se escuchan ruidos fuertes dentro del lavavajillas

Oír sonidos como silbidos, tintineos o golpes suaves cuando el lavavajillas está funcionando no es indicativo de que haya una avería. Quizás algún elemento de la vajilla se mueve con el movimiento de las aspas o del agua. Sin embargo, si los ruidos son más fuertes lo más seguro es que exista un mal funcionamiento de la bomba de impulsión; en este caso, lo mejor es consultar con un técnico especialista, ya que es el más indicado para arreglarlo.

Consumo excesivo de sal

Si tu lavavajillas gasta demasiada sal, cerciórate de que el dosificador no esté dañado o de que el tapón del depósito cierra herméticamente, ya que son las causas más frecuentes de este tipo de avería. En caso de que todo esté correctamente, habría que revisar que no haya defectos en la placa electrónica o que la electroválvula de regeneración no esté en mal estado. En tal caso, habría que avisar al servicio técnico oficial para que lo chequeara.

Como ves, existen pequeñas averías que puedes solventar con tus habilidades y estos pequeños consejos.

Desde Fersay te aconsejamos haber leído el manual de instrucciones de tu lavavajillas, tenerlo siempre a mano para poder consultarlo  y acudir a nuestra web siempre que necesites accesorios, repuestos o recambios para este u otro electrodoméstico.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *